Una imagen que nos dejó el Gran Premio de Italia 2014 de la Fórmula Uno.

El escenario, una “catedral” del automovilismo, pasando del momento más veloz al lugar más lento: recta principal y primera curva. Daniel Riccardo pasa a Kimi Raikkonen de manera espectacular y desde nuestras sillas nos quedamos con la boca abierta.

Es un frenazo de 290 kilómetros por hora en tres segundos y seis recortes de velocidad.

¡Esto es Fórmula Uno!