(Caracas, 29 de julio de 2014. Tu Informador).-  Como si no fuera sorpresa el primer cráter que apareció en “el fin del mundo”, ahora dos nuevos fueron descubiertos en el norte de Rusia, en la cruda región de Siberia.

Las teorías continúan son las mismas: desde formaciones naturales producto del calentamiento global o el desprendimiento de una capa de hielo hasta la llegada de un meteorito o el impacto de un misil.

Todas teorías entre disparatadas y desesperadas por tratar de determinar qué pudo haber pasado con los tres cráteres descubiertos recientemente y que llaman la atención tanto de los lugareños como de los científicos que se acercan a cada sitio en busca de respuestas.

Los nuevos cráteres fueron descubiertos en dos regiones bien distantes de la Península de Yamal, donde se halló el primero de los fenómenos. Uno fue descubierto en el distrito de Taz, cerca del poblado de Antipayuta y tiene un diámetro de 15 metros. Según los residentes, el hoyo se habría formado el 27 de septiembre de 2013.

Un segundo cráter fue visto por pobladores en la Península de Taymyr, al este de Yamal, en la región de Kransoyark. Se estima que su profundidad sea de entre 60 y 100 metros. Su diámetro es inferior: 4 metros. Las personas que lo descubrieron sospechan que su formación fue producto de un hecho místico.

En lo que coinciden todos los científicos y exploradores que visitaron los cráteres es que ninguno de ellos es producto de la mano del hombre. Aunque no entienden aún qué pudo haberlos formado. El misterio requiere ser revelado.

Con información de Infobae